Tipos de facturas que se pueden hacer

tipos de factura

Son varios los tipos de factura con los que podemos encontrarnos en nuestro día a día. Para empezar, existen tres clasificaciones principales para las facturas:

  • En función del contenido,
  • En función de su valor legal y/o fiscal
  • En función de sus requisitos (la información que deben recoger)

¿Qué clases de facturas hay según cada una de estas clasificaciones? Pues vamos a verlo.

Tipos de facturas

Tipos de facturas en función del contenido

Facturas ordinarias

Las facturas ordinarias se llaman simplemente facturas, ya que son el tipo más usado. Con una factura ordinaria se deja constancia de una operación comercial, ya sea la compra o venta de algún bien o la prestación de un servicio.

Facturas rectificativas

Una factura rectificativa sirve para corregir una o más facturas anteriores. La corrección puede ser necesaria por un error al emitir la factura original, pero también por otros motivos como la devolución de productos o la aplicación de un descuento después de la operación.

Facturas recapitulativas

Las facturas recapitulativas sirven para incluir en una sola factura varias operaciones dirigidas a un mismo destinatario que se produzcan en un mismo mes natural. Es una forma útil para las empresas o autónomos que emiten varias facturas al mes para el mismo cliente.

Tipos de facturas en función de su valor

Facturas proforma

Una factura proforma es una factura que se entrega antes de que se haya producido la operación económico. Su valor es meramente informativo, puesto que una vez hecha la compra-venta o prestado el servicio es necesario emitir una factura ordinaria.

Copias

Es costumbre que el emisor de la factura se quede con una copia de la misma.

Duplicados

Las facturas duplicadas se realizan cuando el cliente ha perdido la factura original. Al ser un duplicado, es exactamente igual a la factura ordinaria.

Tipos de facturas en función de sus requisitos

Factura completa

La factura completa es la que recoge todos los datos que se necesitan en una factura ordinaria, a saber:

  • Datos identificativos del emisor: nombre de la empresa o el autónomo, NIF o CIF y domicilio.
  • Datos identificativos del remitente: son necesarios los mismos que en el caso del emisor.
  • Numeración
  • Fecha
  • Concepto de la factura
  • Base imponible
  • IVA
  • IRPF
  • Importe total de la factura
  • Método de pago

Factura simplificada

Las facturas simplificadas omiten algunos de los campos que aparecen en las facturas completas. Las facturas simplificadas omiten  varios de los campos de una factura completa. Pueden usarse solo en algunos casos, por ejemplo cuando la operación es por menos de 400 euros o se trata de una factura rectificativa.

Esperemos que este post te haya ayudado para saber los distintos tipos de facturas que existen. Si quieres agilizar el proceso de gestión de tus facturas al máximo, usa TusFacturasOnline, la aplicación online para hacer facturas que hará mucho más fácil tu día a día.

¿Dudas sobre alguno de los tipos de facturas? Los comentarios están abiertos.

Dejar un Comentario