Qué es una factura y que debe contener

que es una factura

No todo el mundo tiene claro qué es una factura, aunque seguro que has visto más de una en tu vida. Si es tu caso, no te preocupes, te lo explicamos.

¿Qué es una factura?

Según la RAE, la factura es la Cuenta en que se detallan con su precio los artículos vendidos o los servicios realizados y que se entrega al cliente para exigir su pago.

Todo vendedor tiene la obligación de emitir una factura cuando realiza alguna operación económica.  Es la forma de demostrar que un cliente ha comprado un determinado producto o servicio. En ella figura toda la información relevante sobre dicha operación.

Existen tres tipos de facturas:

  • Facturas ordinarias: son las facturas habituales y que podemos encontrar en cualquier comercio.
  • Factura simplificada: las facturas simplificadas son una versión reducida de las facturas ordinarias, por lo que llevan menos datos. El uso de estas facturas está restringido a ciertas situaciones y para precios reducidos.
  • Facturas rectificativas: las facturas rectificativas tienen como objetivo rectificar los errores de una o varias facturas previas. También se utilizan en el caso de devoluciones de productos.
  • Facturas recapitulativas: este tipo de facturas documentan un conjunto de facturas emitida durante un cierto periodo de tiempo, por ejemplo, un año. Su única función es simplificar los registros.

Elementos de una factura

Toda factura debe recoger ciertos datos para ser considerada como válida. Son los siguientes:

  • Nombre del comprador y del vendedor, ya sean empresas o particulares.
  • Membrete de la empresa que lo emite.
  • Fecha de emisión.
  • Identificación (nombre o código) del producto o del servicio que se vende.
  • Precio por unidad y el precio total de todas las unidades que se han vendido. Por ejemplo, si se venden 20 tornillos en la factura vendrán el precio de cada tornillo y el precio total.
  • Descuento (si lo hay)
  • Impuestos que se aplican. Los más habituales son el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) y el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

De cada factura se hacen dos ejemplares, uno para el vendedor y otro para el cliente. Las facturas deben almacenarse como registro para la posterior declaración de impuestos.

Cualquier empresario o autónomo debe estar más que familiarizado con las facturas. Por suerte, para ayudarle existen multitud de programas informáticos, como TuFacturasOnline, el software que agiliza la facturación de tu negocio. Infórmate en nuestra web.

Dejar un Comentario