Cómo se hace una factura proforma

cómo se hace una factura proforma

Cómo se hace una factura proforma: preguntas frecuentes

Antes de comenzar definiendo cómo se hace una factura proforma vamos a explicar lo que es. Es un documento que especifica las condiciones de la operación o venta que se va a realizar entre un vendedor o proveedor y un comprador interesado. Podríamos considerar por tanto, que es equivalente a un presupuesto u oferta comercial.

Por tanto, la factura proforma reviste un carácter informativo pero al mismo tiempo implica un compromiso del vendedor, en el sentido de respetar las condiciones especificadas en el período de validez que se ha establecido en dicho documento.

 

¿Cuáles son las principales características de las facturas proforma?

En la primera parte de las facturas proforma debe  figurar la fecha de emisión y los datos de identificación tanto del vendedor/proveedor como del comprador o destinatario.

A continuación, deberá aparecer una descripción detallada de los productos. Se debe hacer mención de manera explícita a la cantidad o las unidades del producto. También se debe indicar el precio unitario, el precio total y la divisa cotizada. Al final, se deberán desglosar otros gastos.

Otra característica importante de la factura proforma es que éstas no se numeran, ni se firman o sellan, a no ser que el cliente haga la petición de forma explícita.

 

¿Qué elementos debe contener una factura proforma?

Es importante no confundir una factura ordinaria con una proforma, para ello lo primero que hay que incluir es un título que especifique “factura proforma”. Los demás datos que aparecerán son los mismos que se incluyen al hacer las facturas ordinarias, es decir:

Fecha: Cuándo emites tu factura proforma.

Datos del vendedor/proveedor: Tus datos, es decir, nombre y apellidos o razón social, NIF y domicilio fiscal.

Datos del cliente: Su nombre y apellidos o razón social de su empresa, NIF y domicilio fiscal.

Descripción detallada de los productos y su precio unitario.

Total de factura: Precio total neto, el IVA y el importe bruto.

 

¿Influyen las facturas proforma en la contabilidad de tu empresa?

En principio, las facturas proformas no se registran con un número de serie, este número solo se asigna a la factura cuando pasamos de una proforma a una ordinaria. Carecen de valor administrativo o legal, por tanto no se pueden contabilizar como ventas al comprador, es decir, no tienen valor contable.

 

¿Para qué se utilizan las facturas proforma?

Existe la posibilidad de enviar la factura proforma al comprador y así le estamos informando de los detalles de la operación de venta. Si el cliente está de acuerdo y la acepta, se puede emitir la factura final para su cobro.

Este tipo de factura también se utiliza con frecuencia en el comercio internacional. El vendedor remite la proforma al destinatario para que cuente con toda la información sobre el servicio que va a recibir o del producto ofertado.

 

¿Quién emite una factura proforma?

Este tipo de facturas las expide el exportador o vendedor para explicar las condiciones para la venta de sus productos. Por tanto, el vendedor es la persona que puede emitir facturas proformas.

 

Si quieres un programa para realizar tus facturas, te recomendamos TusFacturasOnline, la aplicación online para hacer facturas que hará mucho más fácil tu día a día.

Si te ha gustado este post “cómo se hace una factura proforma” compártelo en las redes sociales y así ayudas a otras personas interesadas en esta información.

Dejar un Comentario